Saltar al contenido
DIVORCIARTE

Menores en el proceso de Divorcio

Nuestra dilatada experiencia, supone que hayamos asistido a innumerables procesos de divorcio en los que por desgracia, los menores se han visto afectados y han sufrido las consecuencias de una separación de la que no tienen ninguna culpa.

Es innegable, que aunque se pretendan hacer las cosas de la mejor forma posible, de lo que estamos tratando en este tipo de asuntos es de separar familias. Ambos progenitores son personas, que unen sus vidas a otras y que por supuesto pueden deshacer esa unión siempre que lo estimen conveniente, y no deben sentirse culpables por eso. Pero no menos cierto es que además de personas independientes son padres, y que de esa unión se nutre un tercer elemento, los hijos.

Todos sabemos que las cuestiones sentimentales son altamente complicadas, y que cuando ha habido problemas y muy difícil llegar a acuerdos, a todos nos pasa, somos humanos, pero por ello, es importante a la hora de disolver un matrimonio con hijos, que se acuda a manos de profesionales con herramientas a su disposición para llevar y solucionar este tipo de situaciones de la mejor manera posible.

Esas técnicas a la hora de proceder, la experiencia, y la lejanía que nos aporta no ser parte implicada en el asunto, es lo que consigue que el 80% de casos que acuden a nosotros desesperados por no encontrar la forma de ponerse de acuerdo con su pareja terminen tras nuestra intervención en procesos reconducidos por los cauces del mutuo acuerdo, situación fundamental para los menores.

Llámenos y nos encargaremos de darle la solución más rápida y factible.

Asesoramiento gratuito

Pautas para evitar el mayor sufrimiento posible

Es importante, que su vida cotidiana, su estabilidad, se vea lo menos interrumpida posible. Por eso los cauces del mutuo acuerdo siempre han de prevalecer sobre la vía contenciosa, ante la que se debe acudir únicamente en aquellos casos en los que resulte imposible solucionar el asunto de otro modo. Esto, porque aunque los Jueces y el Ministerio Fiscal velarán siempre por el interés del menor, nadie mejor que sus padres puede conocer las circunstancias y necesidades de cada menor en particular. Así, ambos cónyuges deberán exponer las circunstancias en las que la vida del menor se desarrollará a partir del momento de la disolución del matrimonio, en la propuesta de convenio regulador siguiendo las costumbres y directrices que hasta ese momento regían la vida de los jóvenes.

De igual modo, es importante que noten los menores cambios posibles en su entorno, tales como traslado de colegio, amistades, deportes o actividades extraescolares que puedan llevar a cabo… Pues sin duda alguna, habrá, siempre mas de las deseadas, situaciones que se vean irremediablemente alteradas, y todos aquellas que se puedan evitar serán de vital importancia.

Importancia del proceso de divorcio de mutuo acuerdo frente al contencioso

Aunque los niños tengan poca edad, tal y como los expertos reconocen, se enteran de la mayor parte de las cosas que acontecen. Así, un niño será consciente de la hostilidad, y de los prolongados trámites que envuelven un proceso de separación contencioso. Por no hablar de la posibilidad de que tengan que formar parte del mismo de forma activa a través de la consulta con psicólogos, informes periciales o incluso declaración en juicio.

Todo ello se podría evitar, siempre que los cónyuges, que son también padres, puedan priorizar los intereses del menor sobre los suyos propios, y sean capaces de situarlos por encima de sus controversias para llevar a cabo así, el fin de su vínculo matrimonial por las ías del acuerdo y la negociación.

Algunos puntos importantes

La experiencia nos ha mostrado, algunas de las características mas a tener en cuenta a la hora de establecer las pautas mas óptimas sobre las vidas de los menores.

  • Tener muy en cuenta la edad de los hijos. No existen las mismas necesidades en un adolescente que un niño que apenas empieza a vivir. Ambos son igual de vulnerables ante posibles cambios y desequilibrios familiares.
  • Dejarlos al margen de la controversia matrimonial. Ninguna de las partes saldrá beneficiada si uno de los cónyuges se dedica a intoxicar a los menores con comentarios sobre el otro. Son hijos, deben mantenerlos al margen de los problemas matrimoniales.
  • Es importante explicarles todo, que no se sientan al margen o excluidos, esto solo contribuirá a que engrandezcan el problema, percibiendo un halo de situación terrorífica de la que intentan no darle cuenta. Es importante hablar con ellos, explicarles la situación y poner en su conocimiento que no perderán a ninguno de sus padres.
  • Deben percibir, en la manera de lo posible, buena relación entre los cónyuges. Llegados a este punto, la situación matrimonial va a llegar a su fin. Por lo que a partir de ahora, sin arreglo posible para ésta, el objetivo ha de centrarse en que a los hijos les afecte lo menos posible.

Si a pesar de los intentos, la situación se pintara irreconducible, siempre podrán acudir a nuestros servicios de mediación y asesoramiento para evitar en la medida de lo posible acudir a la vía contenciosa. El interés de los menores es siempre lo mas importante.